AMERICA DEL SUR

Camino Inca: un viaje de crecimiento

Print Friendly, PDF & Email

Hola amigos,

Hace días que no actualizaba el blog, pero no estaba muerta, andaba de paranda… jejeje.. 😀

Aunque el blog es de mis experiencias culinarias, les quiero comentar sobre una experiencia personal, un viaje que recientemente hice que incluyó crecimiento, espiritualidad, aventura, gastronomía y sobretodo una gran conexión conmigo misma y la naturaleza.

Estuve en Perú con un grupo maravilloso de personas – compañeros de viaje, organizadores y guías – haciendo una excursión que tenía como destino final las ruinas de Machu Picchu, pero como muchas veces nos sucede en los viajes, a mi particularmente me marcó el trayecto más que el destino final. La opción elegida para llegar a Machu Picchu, fue el Camino Inca alternativo, a través de las faldas del Salkantay, un imponente nevado de unos 6,000 metros de altura, llegando nosotros en nuestro trayecto hasta 4,629 mts. Muchu Picchu fue como la cereza sobre el helado, un lugar imponente, misterioso tomando en cuenta las limitaciones y la época en que fue edificado. Me ha dejado impresionada la inteligencia y capacidad de esta civilización.

Machu pichu2

Durante 4 días realizamos el Salkantay trek, caminamos desafiando las inclemencias del mal de altura, las bajas temperaturas y las agotadoras caminatas entre empinados y empedrados senderos; no obstante a esto, considero el camino Inca una de las experiencias más enriquecedoras de mi vida, confirmando a ciencia cierta de que nuestras limitaciones son solo mentales, que nuestro cuerpo es el vehículo, pero la mente y nuestra capacidad de constancia y perseverancia para lograr nuestros objetivos lo define todo.

Asumí el trayecto y lograr la meta en un tiempo establecido como un reto personal, no como ganar una carrera, pues no soy maratonista, si no para no permitirme titubear, desesperarme o dudar de mis capacidades, lo hice a mi ritmo pero tranquila y apoyada en mi fe.

Me gustan este tipo de aventuras, son experiencias que nos aterrizan, nos permite dar gracias al Señor por las bendiciones que diariamente tenemos, cosas que damos por sentado y no dimensionamos en su justo valor, como un techo, una cama cómoda y cálida, agua corriente. Nos saca de nuestro entorno, nos permite descubrir fortalezas dormidas, recordar la grandeza del Señor a través de la naturaleza y poner a prueba nuestra inteligencia emocional.

La próxima vez que tengas la oportunidad de hacer una aventura de este tipo, ya sea ir al pico Duarte, aquí en la R. D. o del país que seas un trek de varios días, no lo dudes, no tengas miedo, pues descubrirás y vivirás sensaciones que nunca imaginaste.

Escrito por Nerise

Tal vez te interese también:

Related Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *