Risotto de quínoa con hongos

quinoa

El año pasado estuve en Perú, allí fue donde por primera vez  consumí la quínoa o quinua. Aquí la disfrutamos en sopas, ensaladas, guarnición como arroz y hasta en un diferente risotto.

La quínoa se está haciendo muy popular en el mundo,   sin embargo es un cereal cultivado en Sudamérica desde hace miles de años y es sumamente nutritivo.

Según Wikipedia: la quinua posee un excepcional equilibrio de proteínas,  grasas y carbohidratos (fundamentalmente almidón). Entre los aminoácidos presentes en sus proteínas destacan la lisina (importante para el desarrollo del cerebro) y la arginina e histidina, básicos para el desarrollo humano durante la infancia. Igualmente es rica en minerales como hierro, calcio y fosforo y vitaminas, mientras que es pobre en grasas, complementando de este modo a otros cereales y/o legumbres como las vainitas.

El promedio de proteínas en el grano es de 16 %, pero puede contener hasta 23 %, lo cual es más del doble que cualquier cereal. El nivel de proteínas contenidas es cercano al porcentaje que dicta la FAO para la nutrición humana.

La grasa contenida es de 4 a 9 %, de los cuales la mitad contiene acido linoleico esencial para la dieta humana.

Puede consumirse por celiacos al no contener gluten.

quinoa2

Al ser tan nutritivo y bajo en calorías es ideal para las dietas y para los que nos interesa una alimentación saludable.

Hay gran cantidad de variedades de quínoa, en el país se puede conseguir blanca, roja y negra. Variando su sabor y textura según el color.

Para que se motiven a probarla aquí les dejo mi versión de  un risotto de quínoa roja, pudiera ser el inicio de incluir este completo alimento en tu dieta.

Risotto de quinoa con hongos

Vas a necesitar:

2 tazas de quínoa
Una cebolla mediana picada pequeñita
½ taza de vino blanco
4 tazas de caldo ( pollo o vegetales) bien caliente
½ taza de parmesano rallado
½ taza de crema de leche
1 taza de hongos rebanados (variados: champiñones, cremini, shiitake…)
Aceite de oliva extra virgen
Sal y pimienta al gusto
2 cucharadas de mantequilla bien fría.

Como se hace:

Llevar al fuego un sartén un poco profundo, cuando esté caliente agregar dos o tres cucharadas de  aceite y saltear la cebolla. Dejar cocer unos minutos hasta que esté transparente. Adicionar la quínoa, mover solo hasta integrar. Verter el vino, dejar evaporarse.

Ahora agrega 2 tazas de caldo, bajar el fuego y tapar por unos 10 minutos. Vigilar que no se seque.

Cuando se haya reducido el liquido ir agregando caldo de a media taza hasta que se haya cocido.

Notarás que esta cocida cuando a la superficie suba unos circulitos como germen de trigo.

quinoa3

Luego agrega la crema de leche, parmesano y rectifica sal y pimienta.

Mover bien. Finalmente adiciona la mantequilla moviendo rápidamente para conseguir una consistencia más cremosa.  Aunque no igual que la del risotto de arroz por el nivel de almidon de este.

Saltear los hongos, agregar sal y pimienta al gusto. Dejar al fuego hasta que estén cocidos. Servir con el risotto.

Que lo disfruten!

Escrito por Nerise

Please follow and like us:

Tal vez te interese tambien:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

close
Facebook IconTwitter IconSiguenos en Instagram